El minimalismo reinó dentro del street style neoyorkino durante la última edición de la NYFW. Jeans holgados, trajes sastre, mamelucos convivieron con algunos toques metalizados, de pieles sintéticas y muchas minibags.