Entrando por las inmensas puertas de madera tallada del Palacio Pereda, una mesa de recepción aguardaba. -Prensa? Por acá. Tu nombre? -Sol Kazin. -Bienvenida.

Majestuosas escaleras de mármol daban ingreso a los grandes salones del Palacio, hoy con todas sus puertas abiertas. Decenas de personas con traje y tacos altos -más una copa de champán en mano- consultaban a otras decenas de mozos sobre la ubicación que les correspondía ocupar.

Andrea Frigerio tomó el micrófono para comenzar la jornada. El servicio de cátering detenía su propio desfile para dar lugar al de las modelos. Los diseñadores presentes? Matias Hidalgo, Verónica de la Canal y la brasileña Isabela Capeto -entre otros-.

Hidalgo presentó una fusión entre géneros estampados súper delicados y terminaciones deportivas. De la Canal, transparencias superpuestas con lentejuelas, encajes y plumas, en clave nude. Capeto cerró el show con una colección sublime dentro de la que incluyó las últimas tendencias: parches, microtul, rayas, guipur y bordados.

Jamás tomar el té había sido tan placentero.